Sentir, pensar y hacer de forma diferente - Desarrollamos organizaciones y personas

web escuchaactivaDespués de un episodio de enfermedad, empecé a preguntarme cómo de serio nos tomamos nuestra relación con nuestro cuerpo, nuestro aliado en esto de conseguir nuestros objetivos y ayudar a nuestros coachees a conseguir los suyos.

Como coach CORAOPS me preguntaba en mi tiempo de convalecencia, ya que tenía tiempo para reflexionar, si desde los 3 subdominios, lenguaje, cuerpo y emoción, la importancia que le damos a nuestro cuerpo, ¿es realmente un 33% a cada uno? o ¿qué porcentaje le otorgamos a cada subdominio y en base a qué asignamos nuestra escucha?, y la primera pregunta que me hice fue ¿estas escuchando lo que tu cuerpo te dice?.

Es verdad que desde nuestro cuerpo nos relacionamos con el mundo de una u otra forma, así como desde nuestro lenguaje nos abrimos a posibilidades o cerramos posibilidades, desde nuestras emociones también nos potencian o nos limitan pero ¿y nuestro cuerpo? ¿Cómo nos relacionamos con el mundo a través de él? ¿Con qué cuerpo afrontamos los retos diarios?

Recordemos que una parte de nuestro cuerpo, nuestro estómago es, después del cerebro, el segundo órgano donde hay más neuronas y donde más neuronas se almacenan.

En su magnífico libro Obedece a tu cuerpo, L. Borbeau nos ayuda a valorar y nos anima a escuchar a nuestro cuerpo y no solamente a nuestro estómago. A modo de ejemplo, ese dolor recurrente de espalda, esos dolores de cabeza, ¿de qué me está avisando mi cuerpo?

Digamos que en nuestro diálogo interno, nuestros pensamientos se transforman con el lenguaje, nuestras emociones se transforman en alegría, tristeza, amor, pero...y nuestro cuerpo ¿cómo se expresa? ¿Cómo nos hace llegar toda su sabiduría?

Cada persona se relaciona de una u otra manera con el mundo que le rodea para lograr sus objetivos, utiliza un lenguaje potenciador, se llena de emociones que le permitan salir de su zona de confort y llegar al sitio donde el gustaría estar, ahora ¿cómo logramos también la alianza con nuestro cuerpo para que se ponga de nuestro lado?

Básicamente lo logramos de una sola manera: escuchando. Así como escuchamos a nuestros coachees en los subdominios del lenguaje y emoción, también tenemos que escuchar a nuestro cuerpo en ese nivel donde puede aflorar toda su sabiduría. Podemos indagarnos con preguntas poderosas para superar ese bloqueo, a modo de ejemplo:

  • ¿Qué adjetivos pueden describir mejor lo que siento en mi cuerpo?
  • ¿Qué me impide realizar esta dolencia?
  • ¿A qué me obliga esta dolencia?
  • ¿Qué deseos no me permite realizar?
  • ¿Si me permitiera este deseo… qué sería?
  • ¿Si en mi vida me permitiera ser…qué podría sucederme de desagradable o no aceptable?

Nuestro cuerpo, dentro de su gran sabiduría, nos está constantemente enviando señales de si vamos por el buen camino o hay algo que debemos rectificar. ¿Sabemos cuáles son las señales de nuestro sabio cuerpo? ¿Las identifico?

Creo que esta es una tarea que debemos profundizar como coaches CORAOPS, primero debemos aprender a escuchar a nuestro cuerpo para después, junto a nuestros coachees, indagar para que sea él mismo quien descubra cuáles son sus señales, cuál es el lenguaje que utiliza su cuerpo único e irrepetible para comunicarse y brindarle toda su sabiduría.

 

testimonio FelipeParada

 

Felipe Parada Schol, Coach CORAOPS

Comentarios (0)

There are no comments posted here yet

Deja tus comentarios

Posting comment as a guest. Sign up or login to your account.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Share Your Location

¡Te invitamos a nuestros talleres!

  Formación en coaching ejecutivo profesional Formación en coaching sistémico y de equipos Próximos eventos