Sentir, pensar y hacer de forma diferente - Desarrollamos organizaciones y personas

 

ico preguntasPara dominar el arte de plantear cuestiones poderosas en coaching antes hay que buscar respuestas en uno mismo.

Muchas son las formas de definir el coaching pero, en esencia, como en cualquier otra relación entre personas, es una conversación, mas o menos larga. Conversaciones que, como sostiene Rafael Echeverría, tienen la capacidad de cambiar vidas: porque se tuvo, o porque quizás no se tuvo, una determinada conversación, nuestras vidas toman una u otra dirección. Y la clave de estas conversaciones está en el diálogo, la danza que se establece entre los que hablan: entre las preguntas y las respuestas que se hacen y se dan.

Por mi experiencia profesional como periodista estoy acostumbrada a las preguntas para realizar mi trabajo. Preguntas certeras para poder editar eficazmente entrevistas que serán publicadas en prensa o internet, o emitidas por televisión o radio. Preguntas pensadas previamente en las que los silencios juegan un papel importante para buscar la respuesta más elaborada. Cuestionarios que sobre el papel parecen interrogatorios pero que, al verbalizarlos, se convierten en conversaciones que cobran vida gracias a las respuestas de los entrevistados y a las nuevas preguntas que surgen a partir de ellas. Desde hace años siento fascinación por el arte de preguntar y creo firmemente que una buena pregunta puede abrir todo un mundo.

Pero soy consciente de que la mayoría de las personas no están acostumbradas a responder y ni mucho menos a plantearse preguntas de ningún tipo.

Como apunta John Whitmore, por lo general las preguntas se perciben como una amenaza: cuando nuestros padres nos hacían preguntas solía ser porque habíamos hecho algo mal. No había ninguna respuesta segura a: ¿por qué has hecho eso? Estábamos en un buen aprieto. Cuando los profesores nos preguntaban, era para comprobar si nos sabíamos la lección o si estábamos atendiendo. En cualquier caso era importante dar la respuesta correcta.

Por eso, el propósito primero del coach es generar confianza, no emitir juicios, no poner a prueba a nadie porque lo cierto es que en coaching nunca hay respuestas correctas, no se examina a nadie, se buscan, sencillamente, respuestas sinceras que ayuden a expandir la mente, a ver otras posibilidades, a responsabilizarse de la propia vida, a inventar el futuro, a saber cómo queremos que sea, a conocer qué nos impide llegar a él y a averiguar qué podemos hacer para conseguirlo. Y para dar con estas respuestas que mueven a la acción son fundamentales las preguntas poderosas.

Las preguntas perfectas para un buen coaching son las que ayudan a poner en marcha procesos mentales que llevan al cambio, que estimulan la imaginación, que se enfocan al presente y al futuro, que buscan recursos insólitos; grandes preguntas generan grandes vidas, preguntas pequeñas dan como resultado vidas pequeñas, afirma Raimon Samsó.

Formular la pregunta adecuada en el momento preciso es cuestión de intuición, de seguir la línea de pensamiento del coachee, de saber escucharle.Y escuchar no solo es escuchar lo que dice con palabras, también lo que dice con sus gestos. Esas grandes preguntas que permiten evolucionar y crear nuevas realidades son preguntas abiertas, que requieren respuestas descriptivas y obligan a pensar por uno mismo. Por el contrario, las preguntas cerradas evitan el pensamiento; las respuestas de “si” o “no” cierran la puerta a los detalles.

Las preguntas poderosas se centran en el presente y no en el pasado. Se orientan a la solución y no al problema. Preguntas que, como describen Joseph O’Connor y Andrea Lages, tienen la extraña cualidad de que no se pueden dejar de responder a pesar de que lo de menos muchas veces es la respuesta, ya que lo importante es el proceso mental que conllevan; te obligan a reflexionar sobre tu experiencia. Incluso si la respuesta es “no se”, para llegar a ella primero has tenido que pensar la pregunta y revisar tu vida. Preguntas que brillan como faros en la oscuridad, que iluminan áreas antes desconocidas, que brindan la oportunidad de revisar experiencias y encontrar respuestas que parecían no existir previamente.

Las mejores preguntas para fomentar esta conciencia y la responsabilidad personal empiezan con palabras que buscan cuantificar o reunir datos; términos como “qué”, “para qué”, “quién”, “cómo”, “cuánto”, “cuándo”. Los “por qué” importan poco, suponen un freno en la línea de pensamiento porque implican análisis, a veces incluso se perciben como crítica. Preguntas que van de la amplitud al detalle, que mantienen el interés y la concentración, que ayudan a pensar más profundamente, a contemplar otros puntos de vista, a entenderse mejor uno mismo. El coachee y el coach.

Porque para dominar el arte de hacer buenas preguntas a otro es imprescindible antes de nada hacerse, previamente, buenas preguntas a uno mismo.Y para escuchar y entender las respuestas del otro, es necesario escucharse y entenderse uno mismo. Y esto lo he aprendido durante el curso de coaching con la Metodología CORAOPS®. Quién soy, qué soy, qué quiero, a dónde voy, qué persigo, qué me hace feliz, qué me da energía. Son preguntas importantes para conocerme a mí misma, que es el paso previo para poder ayudar a los demás.

Yo hoy procuro revisar de vez en cuando mis respuestas a las dos grandes cuestiones vitales: quién soy y qué quiero. Y preguntarme cada día si he hecho algo para ser feliz yo y para hacer feliz a alguien. Es mi trabajo diario, pura disciplina, para llegar a ser una buena coach.

 

Bibliografía:

  • R. Echeverría, Ontología del lenguaje.
  • J. Whitmore, Coaching.
  • R. Samsó, 100 preguntas que cambiarán tu vida
  • J. O’Connor y A. Lages, Coaching con PNL
  • Instituto CORAOPS, Manuales I y II

 

Amelia Alas Coach CORAOPS

Artículo de Amelia Alas Marín, Alumni y Coach CORAOPS

Comentarios (0)

There are no comments posted here yet

Deja tus comentarios

Posting comment as a guest. Sign up or login to your account.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Share Your Location

¡Te invitamos a nuestros talleres!

  Formación en coaching ejecutivo profesional Formación en coaching sistémico y de equipos Próximos eventos