Sentir, pensar y hacer de forma diferente - Desarrollamos organizaciones y personas

91 501 51 50

 

ico coachingequiposcomprometidosTomar decisiones por el coachee es una manera de perderlo como tal, dice Leonardo Wolk en su libro El arte de soplar brasas.

En la búsqueda de la verdad, el coach indaga con preguntas poderosas para acompañar al coachee a su zona de aprendizaje. Un proceso sin prisa, dejando espacios abiertos a la reflexión y a la búsqueda de respuestas desde el interior del coachee, acompañándolo hacia su reto, hasta que lo sienta como algo creíble y se sienta capaz.

Los coaches ponemos el corazón, y lo que somos, al servicio del crecimiento del coachee en su viaje, pero, a veces, inevitablemente se nos va llenando nuestra columna izquierda con juicios sobre el camino que está emprendiendo el coachee.

Una competencia clave en el rol de coach es la empatía y desde ella, entender las motivaciones del coachee, y asociándonos empáticamente con él, nos ponemos en su lugar, para tener una mejor comprensión de sus puntos de vista.

En este trance emocional, nuestra experiencia y nuestra capacitación como mentor nos puede jugar malas pasadas. El coach, en su rol de acompañador puede pasar la frontera del ayudador cuando quizás lo que está viviendo el coachee le parezca poco productivo o incluso muy difícil de conseguir. También puede ocurrir cuando, detrás de una firme decisión, el coachee asuma riesgos que nosotros no asumiríamos. Aquí es donde el coach puede entrar en su propia zona de pánico por vivir desde su propio vértigo lo que es anhelo y luz de su coachee. En este punto podemos caer en la tentación de ir cerrando las preguntas y hacerlas del tipo ¿No te parece que podrías…?. En el fondo lo que subyace es la co-responsabilidad, como si temiéramos tener que rendir cuentas de un posible fracaso del coachee, por haberle llevado hasta él.

Empatizar - dice Leonado Wolk - no es justificar, es validar su opinión o su emoción, ayudando luego a procesar y re-articular su creencia.

En la Metodología CORAOPS®, dentro de la fase Contexto, es necesario ser muy explícitos, como coaches, para conseguir un buen nivel de rapport y confianza y, a la vez, es fundamental establecer un acuerdo mutuo para fijar los compromisos, ajustar las expectativas desde el inicio de las sesiones de coaching, dejar muy claro que venimos a acompañarle en su proceso de aprendizaje, no para darle consejos.

Concluyo diciendo que el coach necesita acompañar sin cruzar los límites y generando una situación de limpieza tanto emocional, como de co-responsabilidad de las decisiones y aprendizajes que el coachee quiera emprender en su viaje. Rotular preguntas desde el propio ego del coach enturbia nuestra observación del coachee, cuando realmente lo que deseamos es verle tal y como es, respetándole ante todo.

 

Miguel Cuevas Cuesta, Coach certificado en CORAOPS

 

Artículo de Miguel Cuevas Cuesta, Coach certificado en CORAOPS

Comentarios (0)

There are no comments posted here yet

Deja tus comentarios

Posting comment as a guest. Sign up or login to your account.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Share Your Location

¡Te invitamos a nuestros talleres!

  Formación en coaching ejecutivo profesional Formación en coaching sistémico y de equipos Próximos eventos